Muros y suelos acumuladores térmicos

Los muros y suelos acumuladores térmicos son estrategias bioclimáticas que aprovechan los aportes directos de radiación solar para convertirlos en calor, almacenarlo en su interior y liberarlo de manera diferida en el tiempo.
Los principios físicos que lo fundamentan son la inercia térmica y el llamado desfase de onda térmica. Los materiales utilizados tienen que tener gran masa y una excelente capacidad de almacenar y ceder calor al ambiente: granito, tierra e incluso bidones de agua (cubierta estanque).

Esta estrategia bioclimática se utiliza en invierno. La radiación solar que incide sobre los paramentos (muros o suelos) hace que se calienten. Estos elementos almacenan energía y la liberan al ambiente de manera gradual hasta 2 horas después de haber cesado la radiación directa.

También se pueden crear cámaras que calienten el aire adyacente y generen una corriente termo-forzada, como vimos en el caso de los muros parietodinámicos. Este sistema se denomina: muro Trombe.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *